Eterna poesía: 1808161757

Quizás cuando yo ya no quiera quererte,

tú necesites que te quiera.

Ya ves, sigo engañando a cualquiera menos a mí…

Yo sé que a los clavos ardiendo no se les quiere,

uno solo se abraza a ellos hasta que su fuerza ya no quema.

Y yo ya no quiero quererte, aunque duela.

No todos los cuentos necesitan un final feliz,

porque así, aunque nunca fuimos nada, siempre podremos ser todo.

Quizás algún día, yo ya no sepa quererte, aunque para ti,

no tenerme cerca signifique arder en la hoguera.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s