Micro-Poesía: 1012162136

Malditos aeropuertos, malditos aviones de ida y de vuelta, pero nunca de horas justas ni momentos eternos.

Malditas despedidas, que siempre llegan demasiado pronto.

Malditos ojos que me miran como si nunca antes me hubieran visto.

Malditas manos que calman mi sed de caricias.

Maldita la gente que cree entender las normas del juego y no saben siquiera mover sus fichas por el tablero.

Maldito el reloj que marca las horas a su antojo.

Maldita la distancia que separa tu piel y la mía.

Maldita Vetusta Morla y sus canciones que me llenan tu ausencia de Maldita Dulzura.

Maldito tú, maldita yo, pero desde hace tiempo, Malditos nosotros. Y ese tiempo nuestro, siempre será eterno.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s