Solo pero conmigo

Vivo aquí desde hace un tiempo, veo a la gente pasar y escribo, nunca salgo, no quiero. Los ventanales están tintados, el local parece abandonado y yo, supongo, me habrán dado ya por desaparecido. Lo dispuse todo en su momento, compre el local, provisiones y medicamentos, tengo libros, tinta y hojas, una inmobiliaria está a cargo de mi piso que es con lo que pago el agua, luz no tengo ni necesito, una ducha en el patio, un colchón en el suelo, la ropa a mano y poco más.

Decidí quedarme aquí dentro un día en el que sentí una abrumadora paz, lo más cercano a la muerte sin estarlo, lo suficientemente vivo. Al principio vinieron a buscarme pero supongo que el aspecto que conserva la fachada, que puedo ver en un reflejo, les hizo entender que las cartas que envié iban enserio. Solo miro, escribo y miro esta absurda sociedad y sus practicantes, ociosos empedernidos. Y yo sigo como al principio, cuando era uno de ellos, solo pero conmigo.

2808172149

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s