#3 Remitente 5545

Tarde lluviosa,

Antes de nada, quería agradecerte el chivatazo. Ayer por la tarde estuve buscando cual era aquella silla que tanto se amoldaba a mi espalda, aquella que ya se había memorizado cada una de las curvaturas de mi cuerpo, que tenía ya la forma definida de mis nalgas y que, probablemente, ya huela a mí. La encontré y me propuse no dejarla escapar otra vez, así que le hice una pequeña marca en una de sus patas metálicas, me las ingenié para aflojar uno de los tornillos que unen sus dos piezas, el asiento y la estructura única que forma la pata, para así, de alguna manera, asegurarme de que si otro cliente decide sentarse en ella, sienta cierta incomodidad provocada por el balanceo y la poca estabilidad que provoque mi “triquiñuela”.

Acabo de recibir tu carta. Por primera vez en años, nuestro repartidor favorito entró en “mi” cafetería. Estaba completamente empapado, sus enormes botas de seguridad negras estaban manchadas de barro y dejó hecha un desastre la entrada del local. En su bota izquierda tenía enganchado un “flyer” de lo que parecía ser un nuevo restaurante, bar, o quizá pub, no se podia leer muy bien, las letras corridas por el agua de aquella tarde torrencial me lo impedían. Apenas pude leer alguna de sus letras “M, C, A, F, S, O…” poco más pude interpretar, una voz intensa y un tanto grave pronunciando lo que parecía ser mi nombre me hizo volver a la cafetería.

Con respecto a lo de mi vecino, bueno, “ex-vecino”, no es tan sencillo como parece. Por lo visto soy el único que no ha recibido carta alguna y eso hace que la investigación haya cambiado su rumbo. Ya he tenido dos interrogatorios desde entonces, a cada cual más intenso. Estoy empezando a sentir que, indirectamente, puedo tener algo que ver, pero no acabo de entender muy bien porqué. ¿Recuerdas que él dijese algo fuera de lo normal?

¿Tú como lo llevas? ¿Sabes algo de ella ya?

Un consejo, no le des mucha importancia a eso de socializar, está sobrevalorado, hay veces que dedicamos tanto tiempo en caer bien al resto del mundo que olvidamos porqué nos cuesta tanto hacerlo.

Espero no fallarte y seguir en contacto como prometimos; de momento nada me impide seguir haciéndolo, pero ya me conoces, soy poco constante, y aún no sé como controlar lo que siento.

1509171703

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s