0611171520

Es en esta mi depresión

en la que el fluir se vuelve lento,

pesado e incluso ajeno.

Se torna el mundo

en un ciudad fantasma

que ha olvidado encender la luz.

No es por el tiempo la erosión

sino por la inercia de un vivir

que ya parece no contener motivo.

Es entonces en el porqué que todo lo inunda

y el porqué en sí mismo

lo que presume un resurgir.

Un entender que la respuesta es elegir,

que la pregunta es yerma

y que vivir es exactamente

lo que uno quiere que sea.

Por ello, con un nuevo aliento cargado

que imita un viento feroz,

me embarco en mi mismo,

para ser, otra vez, yo,

pero un yo más sincero, más coherente,

un yo que en realidad

es todo lo que cabe en mi cabeza.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s