Vivimos en un lugar llamado tiempo

Este podría considerarse un concepto metafórico o incluso poético, pero en mi opinión, no lo es en absoluto. El ser humano tiende a limitarse con conceptos, o bien por incapacidad o bien por comodidad, este es el ejemplo perfecto.

Nos han enseñado que el verbo “vivir en” va seguido necesariamente de un lugar físico; una región, un país, un edificio, una dirección, etc, pero eso excluye algo de lo que el ser humano depende entera e irremediablemente, el tiempo. No podríamos entender el contexto de un Dalí solo conociendo que vivió en París o en Barcelona si no añadimos una acotación de fechas, y estas lo son todo.

Como seres humanos podemos elegir, en mayor o menor medida, donde vivir, pero nunca podemos escoger cuando hacerlo. Nacemos, vivimos y morimos, y eso no es elección nuestra. Por tanto vivimos en un tiempo determinado que, de hecho, representa el factor con más influencia en nuestra vida ya que determina cual será nuestro entorno.

El tiempo es una de las cuatro dimensiones, es intangible e invisible y no podemos interactuar con él. Podemos movernos por el espacio; ir y venir, volver, pero en el tiempo esto es imposible, de ahí su importancia. A lo que trato de llegar es al hecho de que el tiempo es un bien irrecuperable, no podemos volver a vivir ese día o ese momento en concreto por lo que todo, absolutamente todo lo que hacemos, lo hacemos con tiempo. Nunca dejamos de gastar o perder nuestro tiempo, no podemos pararlo, lo que significa que todo lo que tenemos es tiempo y además, no sabemos cuanto.

Cuando no estamos haciendo nada, estamos gastando tiempo, nuestra remuneración laboral se basa en el tiempo dedicado y la valía de ese tiempo, las sociedades se basan en un calendario que no es más que la representación del tiempo, así pues, todo gira entorno a él, incluso nosotros cambiamos a medida que avanzamos en el tiempo y las sociedades, dentro de un tiempo determinado, guardarán aspectos en común.

La conclusión es que a lo que llamamos dinero, deberíamos llamarle tiempo pues es esa la moneda real del mundo ya que todo precisa de una inversión de tiempo. Recuerda, aunque ya lo sabes, pero recuérdalo cada día, que todo te cuesta un determinado tiempo que no puedes recuperar por lo que nada vale más que eso. Y aquí una pequeña mención, de la misma manera que uno nunca deja de gastar su tiempo, cuando alguien decide compartir el suyo con nosotros, está invirtiendo algo que no va a recuperar, está invirtiendo su bien más preciado.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s