La Barcelona del 18

Desde aquí se oye un murmuro constante, como las sombras que pedalean de una punta a otra de la ciudad, por sus infinitas calles que acaban formando una maraña que se asemeja a un puzzle imposible de completar.

Todo parece estar tocado por este perfume inconfundible de una Barcelona entre las llamas y la libertad.

Entiendo el deseo de quines la adoran sin ser de aquí y el anhelo de quienes lo son y no están.

Sentado, en una de sus cafeterías, que podría ser cualquiera y sin embargo es un “corner” llamado “PetitBo” al que he acabado exiliándome en este mañana ambiciosa de junio, tan solo como parada para empezar el camino que me ha traído hasta aquí y que desconozco.

Me mezclaré, imagino, entre sus almas como un errante más al que se le han cedido los zapatos de tanto caminar descalzo.

1806181003

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s