Ànima Coffee

Hubo un día en el que creamos algo que ya nunca más se irá. Aquello fue tan mágico que ni tan siquiera esperábamos. Se fue formando una especie de cápsula que trascendia todo lo material, justo en el centro mismo de la ciudad.

Ese espacio se convirtió rapidamente, y sin apenas darnos cuenta, en una musa. Era un caldo de cultivo en toda regla y en realidad fue gracias a la idea primigenia de crear un ambiente acogedor, de hacer sentir a quien lo visitara mejor que en su propia casa para conseguir que la inspiración hiciera acto de presencia con tan solo entrar allí.

Rapidamente pudimos observar que habíamos conseguido exactamente lo que queriamos pero la sorpresa fue descubrir que aquel lugar tenia la capacidad de tocar algo en las personas como es difícil hacerlo. Nadie salía indiferente de aquel lugar de quienes lo entendían, algo se quedaba en ti después de aquello y algo de ti se quedaba ahí, como si de una libreria comunitaria se tratara.

No voy a mentir, después de todo este tiempo, echo de menos todo aquello, la facilidad de las ideas, los proyectos, las personas y el café, queera el contexto perfecto que lo unía todo.

2006180103

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s