Libro

Son, nada más y nada menos, que las tres y veinticuatro de la madrugada, como de costumbre no puedo dormir y aunque tengo que empezar mi turno de trabajo como barista en menos de seis horas, a mis veintiocho años ya sé cuando no hay nada que hacer contra el insomnio sin tener que tomar… Seguir leyendo Libro